El granizo interrumpió la siesta y tiñó de blanco el autódromo y los patios de los vecinos

l_1599855159 La lluvia llegó con una sorpresa, pasado el mediodía.
Si bien en el pronóstico había alertas por precipitaciones, las probabilidades de que granizara no eran altas, sin embargo, la zona norte de la ciudad sufrió el impacto de la caída de granizo.

El autódromo, ubicado sobre Avenida Monseñor Rösch, a metros del puesto de control montado en el acceso por Ruta 015, se convirtió en un “campo minado” de piedras blancas.

Vecinos que viven a la vera de la ruta compartieron imágenes. En las fotos puede verse cómo los patios, al igual que sucedió en el escenario del automovilismo, se tiñeron de blanco por la caída del abundante granizo que interrumpió la tranquila siesta del viernes.

Fuente: El Entre Ríos o_1599855200

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *