Los jubilados de la mínima cobrarán un bono de $1.000

jubiladosSerán $ 1.000 por única vez y se abonarán junto a los haberes de Diciembre. A los que cobren entre $ 5.661 y $ 6.661, se les depositará un monto para llegar a esta última cifra.

Con el pago de los haberes de diciembre, que incluye el medio aguinaldo, unos 3,7 millones de jubilados y pensionados cobrarán el bono de fin de año anunciado por el Gobierno. Los que cobran la mínima de $ 5.661 recibirán por única vez $ 1.000 y los que cobran haberes desde la mínima hasta $ 6.661, percibirán un aporte para que su cobro alcance esta última suma.

El pago de todos esos beneficios –jubilación y/o pensión, medio aguinaldo y bono– arrancará el 6 de diciembre y se prolongará durante dos semanas, según la fecha de pago que se determina por el número de terminación del DNI de cada persona.

Ante una consulta de Clarín, el titular de la ANSeS, Emilio Basavilbaso, confirmó esas fechas de pago y señaló que también cobrarán durante diciembre el bono quienes perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH), una vez que se termine de definir el monto del beneficio. Los beneficios anunciados se terminan allí, porque no cobrarán el bono 1,5 millón de beneficiarios de pensiones no contributivas, que cobran el 70% del haber mínimo (Ver página 5).

El sistema previsional que administra la ANSeS paga en la actualidad 6,6 de jubilaciones y pensiones, según los datos de la Seguridad Social.

De ese total, casi un millón de beneficiarios cobran su propia jubilación y la pensión por el fallecimiento del cónyuge. En estos casos, no cobran el bono de fin de año porque, aunque cobren el haber mínimo por cada prestación, la suma de ambos beneficios supera el tope de $ 6.661.

De los 5,6 millones de beneficiarios, hay 3,2 millones que cobran sólo el haber mínimo y que cobrarán los $ 1.000, mientras otro medio millón, que percibe hasta $ 6.661, recibirá la diferencia hasta alcanzar ese monto. Así quien cobra $ 6.100, recibirá un bono por $ 561.

Así las cosas, con este alcance, el bono de fin de año no compensa el deterioro de las jubilaciones y pensiones que se viene produciendo este año como consecuencia de la alta inflación.

Este año, las jubilaciones, pensiones y demás prestaciones sociales recibieron un aumento en marzo del 15,35% y en septiembre del 14,16%. Acumulado, da un 31,7% anual. A octubre, la inflación oficial acumulada dio 36,6% y la interanual fue del 44,7%. Si en noviembre y diciembre la inflación se ubicara en el 1,5% mensual, el año concluiría con una inflación anual – punta a punta- de poco más del 40%.

A su vez, los que percibían el haber mínimo recibieron en abril un bono de $ 500. Aun con este refuerzo más los hasta $ 1.000 de diciembre, este segmento de jubilados y pensionados tiene una pérdida con relación a la inflación de 8 puntos, equivalente a un haber mensual, mientras los excluidos de ambos bonos tienen un deterioro mayor, de más de 10 puntos.

Esto pasa porque el índice de movilidad, por el que se ajustan los beneficios dos veces por año, en marzo y septiembre, no toma en cuenta la inflación sino, por mitades, la evolución de los salarios y los ingresos impositivos que van a la ANSeS, por beneficiarios. Y tanto los sueldos como los recursos tributarios aumentaron menos que la inflación.

En promedio las paritarias acordaron un 35% de suba, en 2 o 3 cuotas, y por la recesión y la menor presión impositiva a determinados impuestos, también se resintieron los ingresos tributarios de la Seguridad Social.

El próximo incremento de haberes se otorgará en marzo de 2017, en base a lo que pasó entre julio y diciembre de 2016 con los salarios y la recaudación tributaria que va a la Seguridad Social. Recién ahí se verá si ese aumento revierte en parte la pérdida de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *