Entre Ríos, a máxima velocidad

entre riosFue completada la instalación de la red troncal de fibra óptica en la provincia, y ahora sólo falta un pequeño paso para que las ciudades puedan acceder a un internet de máxima velocidad. Enterate de los beneficios de esta conexión

Actualmente, es casi imposible imaginarse un día sin internet. Más allá de que haya algunas personas más actualizadas que otras, lo cierto es que a cada paso que se da, cada transacción o gasto de dinero que se realiza y cada vez que alguien utiliza el teléfono se está ocupando una infraestructura instalada hace más de 20 años, que lleva la misma cantidad de tiempo sin renovarse.La necesidad de una actualización era evidente, más que nada sabiendo que en otras partes del mundo se comienzan a desarrollar nuevas tecnologías de comunicaciones y el hecho de quedarse atrás en ello trae graves consecuencias. Es por eso que desde el 2013, y tras años de postergación, el gobierno nacional decidió por fin instalar una infraestructura óptima en todo el país para las conexiones tanto de internet como telefónicas.

En Entre Ríos la instalación de la fibra óptica comenzó en febrero de ese año, y en estos días se dió por finalizada la etapa que corresponde a la red troncal, la cual es la etapa más costosa. Para comprenderlo mejor, imaginemos que el abastecimiento de internet funciona como el servicio de agua corriente, con un caño maestro como base de la estructura y que desde él parten las ramificaciones que derivan a los hogares. En el caso de la fibra óptica, se podría decir que la construcción del «caño maestro» está finalizada, y que sólo falta que se pueda llevar el «agua» a cada ciudad.

“Internet de banda ancha y alta velocidad en cada escuela, cada hospital, cada comisaría, cada organismo público será, entre tantas otras, una de las enormes ventajas que traerá la puesta en funcionamiento de esta infraestructura”, describió el ministro de Cultura y Comunicación, Pedro Báez. “Iniciamos el tendido en febrero de 2013. Hoy, a dos años exactos, esa parte de la obra, que es la de mayor envergadura, está completa”, destacó el ministro. «Ahora se trabaja en la instalación y equipamiento de los nodos correspondientes en las distintas localidades, desde donde se empalmará la red troncal con los tendidos urbanos. Los nodos se emplazan en terrenos provistos por los municipios y allí se instala un equipamiento denominado shelter, desde el cual partirán los tendidos a cada pueblo y ciudad».

Estas tareas comenzaron en septiembre y ya se completaron en Cerrito, La Paz, Concepción del Uruguay, Chajarí, San José de Feliciano, Hasenkamp, Basavilbaso, Victoria y Concordia. Se trabaja actualmente en Sauce de Luna, Nueva Vizcaya y Nogoyá. Y en el corto plazo se completará el cronograma en Paraná, Gualeguaychú, Larroque, Villaguay, General Galarza, Crespo, Diamante, San Salvador, Viale, General Ramírez, Urdinarrain, María Grande, Villa Libertador San Martín y Maciá.

La red entrerriana se conecta con la Red Federal de Fibra Óptica (REFEFO) que recorre todo el territorio nacional. Báez definió a la red como “una herramienta fundamental que les mejorará sustancialmente la vida a miles de entrerrianos y, a la vez, ampliará derechos en términos de acceso a servicios de comunicación e información”.

Conexión actual vs Fibra óptica

En estos momentos, la provincia se comunica a través de una conexión ADSL, que comparte la misma infraestructura que el teléfono y cuya red fue desplegada gracias al arribo de Telecom en 1990. La empresa francesa realizó un gran trabajo durante esos años, logrando en sólo un lustro que gran parte de la mitad norte del país (la mitad sur le correspondió a Telefónica) obtenga la telefonía fija tan postergada y de la que estaba a cargo anteriormente ENTel.

Sin embargo, tras la actualización del servicio y posterior adquisición de la totalidad de las telecomunicaciones de medio país, Telecom no volvió a mejorar su infraestructura a pesar de que el paso del tiempo y las innovaciones tecnológicas exigían un cambio de conexiones. Actualmente, la empresa francesa ofrece su servicio de conexión a internet Arnet, con ofertas que obtienen su tope en una velocidad de 10Mb (Megabits, no confundir con MegaBytes [MB]) por segundo.

Una de las grandes desventajas que tiene el internet de este tipo es que su velocidad depende de la intensidad con que llegan las señales de una computadora a la proveedora del servicio. Eso significa que mientras mayor sea la distancia de un hogar al servidor principal de Arnet la conexión será mucho menor de lo prometido, y por ello en nuestra provincia se paga por un servicio que en realidad es 6 veces peor de lo titulado. Justamente por ello es que en los contratos de internet se nombra la velocidad límite máxima (internet hasta 10Mb) y no la mínima (internet desde xMb).

La fibra óptica en cambio, a pesar de ser dos veces más cara en cuanto a instalación de cables, mejora todos los aspectos que posee una conexión ADSL. La velocidad que alcanza la transmisión de datos por medio de esta infraestructura llega hasta 100 Mb/s, es decir, diez veces más que la máxima intensidad del servicio actual y por un precio que es sólo el doble más caro. Además la intensidad de la señal prácticamente no disminuye con la distancia, por lo cual no habrá ventas engañosas ni pagos que no se correspondan con el servicio contratado.

¿Qué opinan los proveedores?

Dueño de una PyMe local que se dedica al rubro telecomunicaciones en Hasenkamp, Cesar Minni es también integrante de la CAPPI (Cámara Argentina de Pequeños Proveedores de Internet). Respecto a sus expectativas por la instalación del equipamiento en el nodo de fibra óptica en su localidad, aseguró que “abre puertas para poder ofrece un servicio mucho más estable, con mayor capacidad y un mejor precio a todos los ciudadanos. Es inmejorable, porque la puerta de las telecomunicaciones es la posibilidad de que todos puedan acceder al mundo a través de Internet”.

«Celebro esta obra. Para los vecinos, llegando la fibra óptica a su puerta y aumentando la capacidad de la red, se puede tener los servicios de telefonía, televisión, imágenes, contenidos y datos, de una manera más fluida. Eso va de la mano con cursos de capacitación o trabajos online sin tener que pagar el precio de tener que estar alejado de las grandes ciudades. Al estar alejado, el costo de inversión para las empresas es más elevado que en la ciudad», remarcó Minni.

El empresario se mostró agradecido, “porque nosotros que somos pymes, junto a otras pequeñas empresas del país venimos brindando el servicio en estos lugares olvidados por las grandes empresas, por la baja cantidad de pobladores y la inversión que conlleva. Esto nos da una oportunidad de seguir estando y poder ofrecerle al ciudadano un mejor servicio. Es lo que buscamos para continuar en la carrera”, subrayó.

Las empresas proveedoras de internet de la región, integrantes de la CAPPI, son las que deben aportar parte del costo de la conexión a los nodos para poder ser beneficiarios del servicio de fibra óptica.

Fuente: ElEntreRios.com y Diario Río Uruguay

 181 Visitas Totales,  2 Visitas de Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *